COMO SIEMPRE, PIERDE EL MÁS DÉBIL

La última barbaridad de los radicales yihadistas cometida en Francia, ha vuelto a sacar a flote el profundo sentimiento anti-inmigración de muchos españoles. Volvemos a escuchar razonamientos tan absurdos como esos según los cuales los españoles que emigran para otros países los hacen con un contrato de trabajo previo y una seguridad social  garantizada en origen; que los inmigrantes venimos a quitarles el pan de la boca a los españoles; que venimos a disfrutar gratuitamente de un estado del bienestar al que no hemos aportado nada; que nos favorecen indebidamente haciéndonos gozar de unas subvenciones y de unos beneficios sociales que ni los mismos españoles tienen; que nos atienden en los centros sanitarios y de servicio social con privilegio sobre los propios españoles, etc.

Ahora mismo los políticos se están poniendo de acuerdo sobre cómo limitar aun más, si cabe, la entrada de inmigrantes irregulares por las fronteras, y sobre el perfeccionamiento de las ya de por sí exageradas exigencias a los extranjeros que ingresan al territorio español en calidad de turistas, como si ya no fuese suficiente con la exigencia de presentar el correspondiente visado de turista, la reserva de hotel o carta de invitación, el billete de avión de vuelta o de circuito turístico, y los medios económicos suficientes (durante el año 2015, la cantidad mínima a acreditar es de 64,86 euros por persona y día, con un mínimo de 583,74 euros o su equivalente legal en moneda extranjera. FUENTE: WEB DEL MRI).

Entrar hoy en día en la España de la Unión Europea, resulta muy complicado, porque aun por encima, los contratos de trabajadores en origen se encuentran suprimidos desde el año 2.012 por causa de la elevada tasa de desempleo.

Y eso que la matanza de los trabajadores del semanario satírico francés Charlie Hebdo fue cometida por CIUDADANOS FRANCESES, no por inmigrantes. Los autores de tan abominables crímenes habían nacido y se habían criado en Francia. No se trató de inmigrantes de los que se juegan la vida saltando las alambradas de Ceuta y Melilla, o viajando de noche en condiciones de extremo riesgo en una patera para llegar desde Marruecos o Mauritania hasta las Islas Canarias.

¿Qué hubiese ocurrido si en lugar de ello, los criminales hubiesen arribado a Francia procedentes de alguno de los contingentes que continuamente se juegan la vida en las fronteras españolas para ingresar a su territorio de manera irregular?

Se está dando solución al problema del yihadismo radical recrudeciendo aun más la violencia del estado contra el fenómeno de la inmigración. Como dijera mi madre: ¿qué tiene que ver el culo con las pestañas?

Si se pudiese demostrar una correlación directa de causa a efecto entre yihadismo radical con inmigración, se podría decir que atacando a la inmigración frenarías el yihadismo. Pero no tiene nada que ver una cosa con la otra.

Los inmigrantes podremos ser todo lo mierda que muchos quieran que seamos, pero por cosas que se nos pueda atribuir indubitablemente. Pero, atribuirnos las culpas por cuestiones que nos son absolutamente ajenas solo demuestra que, quienes lo hacen solo buscan un pretexto para expresar su odio, su desprecio, su racismo y su xenofobia, de forma total y absolutamente gratuita. ¡Búsquense una mejor excusa!

Como siempre, los platos rotos terminamos por pagarlos los más débiles; los más pendejos.

Facebook: /franklin.diaz.9421

Twitter: @franklindiazl

Blogger: diazfranklin.blogspot.com

WordPress: diazfranklin.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s