¿A quién se le puede ocurrir la torpeza de escribir un libro sobre el suicidio?

Algunos de mis lectores han tenido la amabilidad de comunicarse conmigo para preguntarme sobre el contenido de mi último libro “CRÓNICA DE UN SUICIDIO”. Les he remitido a la entrevista que tengo publicada en mi página de Smashwords que se explica por sí misma. Pienso que allí queda suficientemente expuesta mi posición sobre estos menesteres.

Os dejo a continuación la transcripción completa de aquella singular conversación.

Así quedarán todas las dudas aclaradas.

Cito:

“Entrevistamos nuevamente a Franklin Díaz, esta vez con ocasión de su nuevo libro CRÓNICA DE UN SUICIDIO.

PREGUNTA:

¿Cómo se te ha ocurrido escribir sobre un tema tan tabú, tan polémico como es el suicidio?

RESPUESTA:

Bueno, en realidad yo no he escrito sobre el suicidio como tal, si a ver vamos, sino que he hecho un relato sobre una persona que termina suicidándose, que no es lo mismo. En el libro no se entra a valorar la conducta del suicida, esto es, si es positiva o negativa, si tiene razón o no para hacer lo que hizo, si son válidos sus argumentos, etc. La interpretación de lo que hizo o dejó de hacer el protagonista es cosa de los lectores, no mía. Yo solo he narrado en primera persona, el cúmulo de acontecimientos y circunstancias que ocurrieron para que esa persona cometiera un acto tan drástico, tan brutal.

PREGUNTA:

¿Y no temes que tu libro sea prohibido? ¿No se supone que el suicidio es un delito?

RESPUESTA:

No, para nada. El suicidio nunca ha sido un delito. Lo que sí es delito es la inducción y la ayuda al suicidio. Al suicida no se le puede castigar, porque ¿cómo se castigaría a alguien que se ha quitado la vida?, ¿metemos preso al muerto un tiempo, o qué?. Más aun, en el caso de que el suicida haya frustrado su intento, sería añadir más tormento a un individuo tan desquiciado como para querer quitarse del medio. Otra cosa es el que lo ayuda, es decir, quién a sabiendas que una persona desea quitarse la vida, colabora con él en lo que necesita para alcanzar su meta. Es el caso, por ejemplo, del que le presta el arma con la que se quita la vida, o del que le consigue la morfina o la droga que lo matará, o del que le da ideas sobre la mejor manera de suicidarse, por poner algunos ejemplos. Ese sí que es castigado. También está el caso de la “inducción” al suicidio, que es diferente a los anteriores en que aquí el suicida no tiene intenciones previas de matarse, y es el inductor quien siembra en él la idea, o el que lo hace llegar a ella con sus acciones, como serían por ejemplo los casos de bullying, también conocidos como de “acoso escolar”; o los de maltrato psicológico doméstico, entre otros.
Mi libro no pretende ayudar ni inducir a nadie a quitarse la vida, al contrario. Es el retrato de un desquiciamiento progresivo. El que lo lea se dará cuenta de la cantidad de errores que puede llegar a cometer una persona para llegar a semejante estado.

PREGUNTA:

¿Y no crees que existe un riesgo de que si un potencial suicida lo lee pudiese ver reforzada su decisión?

RESPUESTA:

De ninguna manera. Si a alguien le ha pasado alguna vez por la mente semejante locura, y lee mi libro, en lugar de reforzar su idea, encontraría argumentos de peso para abandonarla definitivamente. Muchas veces no somos capaces de mirar nuestros propios errores, ni el tamaño de lo absurdo de nuestros pensamientos hasta que no nos vemos reflejados en otras personas.

PREGUNTA:

O sea, que en cierta forma el libro tiene algo de didáctico, de pedagógico.

RESPUESTA:

No lo sé, en verdad. Todas estas reflexiones que te he hecho responden a mi conocimiento del libro por ser su autor. Hay escritores que tienen la pretensión de enseñar, de dejar sembradas sus ideas en los lectores, su particular forma de concebir el mundo, ese no es mi caso. No soy quien para dar lecciones, además, mi libro no va de eso. Solo es una narración de unos hechos y de unas circunstancias con un final trágico para algunos, o feliz para otros. Cada quien es libre de valorar las cosas a su manera según su formación cultural, o según su particular punto de vista. Yo no me meto en eso.
Al comienzo me decías que se trata de un tema “tabú”, del que nos está prohibido hablar, si bien no legalmente, al menos sí desde el punto de vista de lo ético, de lo moral. Yo pienso que ese es un gran error. Hablar de una cosa no significa para nada fomentarla, promoverla.

PREGUNTA:

¿Piensas entonces que, al menos moralmente, es un tema vetado? ¿Y si es así por qué lo crees?

RESPUESTA:

Creo que sí, que es uno de esos temas de los que poca gente habla. Quizás sea por su repugnancia, por el asco implícito que lleva consigo, o porque a quién lo nombra normalmente lo hacen pasar por loco. Se piensa que solo un loco puede llegar a cometer semejante atrocidad. También es probable que se evite hablar de ello porque en el fondo haya un temor a la vulnerabilidad, al resquebrajamiento de cimientos psicológicos. No lo sé, solo especulo.

PREGUNTA:

¿O sea, que no te importaría que te llamaran loco?

RESPUESTA:

¿A mí? Qué va. A mí que me llamen como quieran.

PREGUNTA:

¿Y cómo es que sabiendo lo prohibitivo que tiene de sí este asunto, lo has hecho el tema central de tu libro?

RESPUESTA:

Bueno, en realidad no es así. El libro gira en torno a las amistades, a las relaciones familiares, a los lazos de unión que nacen con el roce, con el trato, pero no sobre el suicidio como tal, si bien es cierto que el protagonista termina por acabar con su vida. Quizás, si haya un tema sobre cuyo epicentro gire la obra sea sobre las obsesiones, sobre la forma como un aferramiento psicológico brutal puede acabar por desquiciar una mente completamente sana.

PREGUNTA:

Y ya para terminar, ¿Qué mensaje te gustaría transmitir a tus lectores?

RESPUESTA:

Que lean el libro sin temor, con detenimiento, con calma, y que luego discutan y debatan sobre él abiertamente. No hay que temer al debate franco y abierto de ideas, sean las que sean. Creo que nuestros cerebros se enriquecen con ello, se nutren y lo agradecen.”

https://www.smashwords.com/interview/diazfranklin


http://relinks.me/B00SXTW1Q6


 

Anuncios

Un comentario en “¿A quién se le puede ocurrir la torpeza de escribir un libro sobre el suicidio?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s