El último prefecto

El 31 de diciembre del año 2.001, quedaron suprimidas definitivamente las prefecturas de Venezuela. Unas instituciones reguladas por una ley inconstitucional, injusta e inmoral; la ley de vagos y maleantes. Un cuerpo normativo que facultaba a los prefectos a imponer arrestos y detenciones de hasta setenta y dos horas, o internamiento indefinido en aberrantes colonias de reclusión sin orden judicial previa.
Dicha ley había sido heredada de la última dictadura que hubo en Venezuela; la del General Marcos Pérez Jiménez, y a su vez había sido copiada, casi al calco, de otra similar que se aplicaba en España en la época de la dictadura franquista.
En ella se consideraba que todos los que no tuviesen oficio conocido podían ser considerados como vagos o maleantes, y ser objeto de sanción por parte de los prefectos. Incluso a los homosexuales se les atribuía tal consideración.
Inexplicablemente, aun y cuando los fundamentos jurídicos y éticos de aquella ley rayaban en lo absurdo, mantenía su vigencia plena, y los funcionarios encargados de su aplicación no estaban facultados para negarse a ejecutarla. Mientras mantuviera su vigencia, los prefectos estaban obligados a acatarla, cumplirla y hacerla cumplir.
Por ventura o por desgracia, el destino me eligió para ser uno de aquellos últimos prefectos.
Estas son las memorias de algunos de los casos más sorprendentes con los que tuve que lidiar.
Disponible en Amazon en esta dirección:
http://relinks.me/B01C1OJ828

image

También puedes dar una mirada al resto de mis libros en Amazon:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s